[:es]Adoro viajar. No lo hago tan a menudo como quisiera, pero me encanta.

Lo que pasa es que no me gusta hacerlo de cualquier modo. Debo ser un poco pija o bien visto, se podría decir que trabajo tanto, que cuando me cojo vacaciones quiero que sean de las buenas. Los días de viajes cutres compartiendo habitación de albergue con 15 desconocidos pasaron -gracias a Dios- a la historia. Reconozco que me lo pasaba bomba pero todo tiene su momento. Y aunque todavía no ha llegado el mío de viajar en primera e ir a hotelazos, creo que estoy en un punto medio bastante bueno.

Tanto es así que si decidiera ir a Singapore me alojaría en el Hotel Mono sin dudarlo. Estoy encantada con la tendencia actual de que haya hoteles con un diseño impecable a un precio razonable, ¡se disfrutan muchísimo! Ya os conté mi experiencia en el Hotel Panache de París que recomiendo a todo el mundo que me dice que va a hacer un viaje a la ciudad de la luz: diseño, ubicación, trato y precio francamente buenos. Y me da la sensación de que el hotel Mono va en la misma línea.

De entrada la fachada no puede ser más bonita. Se trata de seis mansiones contiguas restauradas, con la peculiaridad de que ninguna de las 46 habitaciones es igual a otra. Así que el estudio de arquitectura Spacedge Designs, decidió unificar la estética de todas ellas con el color y con unas barras negras de estética Mondrian que hacen las veces de elemento decorativo, lámpara y perchero. Me encantan.

jimenezdenalda-blog-hotel_mono-01 jimenezdenalda-blog-hotel_mono-02 jimenezdenalda-blog-hotel_mono-05jimenezdenalda-blog-hotel_mono-06 jimenezdenalda-blog-hotel_mono-08jimenezdenalda-blog-hotel_mono-10

El juego visual de las barras se expande hasta la escalera de la habitación Loft y las sillas diseñadas especialmente para los escritorios de las habitaciones. Un trabajo realmente meticuloso con un resultado extraordinario.

jimenezdenalda-blog-hotel_mono-07

El pequeño lobby precede la estética minimalista de las habitaciones con la puerta de entrada, el color y las líneas puras, jugando con uno de los muebles icono más reconocibles, la silla Ball de Eero Aarnio que retapizaron en negro e integraron en la pared de la escalera principal de un modo muy original. El suelo de esta estancia me recuerda a los típicos adoquines de las calles, recurso que ya he visto en muchos locales, pero que me sigue gustando.

jimenezdenalda-blog-hotel_mono-12 jimenezdenalda-blog-hotel_mono-13

Al igual que el resto del hotel, los baños continúan la línea sin ser iguales y esta vez sí, permitiéndose una sutil integración de color con un femenino rosa palo que destaca entre el extremadamente ambiente masculino que se respira en todo el edificio. Todos ellos tienen ventanas que permiten la entrada de luz natural y amenities corporativos. Ningún detalle se ha quedado en el tintero.

jimenezdenalda-blog-hotel_mono-03 jimenezdenalda-blog-hotel_mono-11jimenezdenalda-blog-hotel_mono-04

 [:]

Pilu

About Pilu

Leave a Reply